Descubierto el origen de los grandes herbívoros de la Edad de Hielo

El ancestro del rinoceronte lanudo ha sido descubierto recientemente en la Cuenca Zanda, en el Tíbet, por un equipo de investigación liderado por Xioming Wang, del Museo de Historia Natural de Los Ángeles, y Li Quiang, del Instituto Paleontológico Vertebrado y Paleoantropológico de la Academia China de las Ciencias.

Distribución rinoceronte lanudo

Distribución del rinoceronte lanudo en la Edad de Hielo

El estudio, publicado esta misma semana por la revista Science bajo el título Out of Tibet: Pliocene Woolly Rhino Suggests High-Plateau Origin of Ice Age Megaherbivores, parte del descubrimiento de una serie de fósiles en 2007 de numerosas especies de mamíferos, tales como un caballo de tres pezuñas (Hipparion), “ovejas azules” (Pseudosis), leopardos de las nieves (Uncia uncia), tejones (Meles meles) y hasta 23 clases más. Entre todas ellas destaca esta nueva especie de rinoceronte, que se ha bautizado como Coelodonta thibetana, en honor a la región en la que se ha encontrado.

El que podríamos denominar como el primer rinoceronte lanudo conocido data de hace nada menos que 3,6 millones de años, durante el Plioceno Medio, y es un animal adaptado a las bajas temperaturas y la abundancia de nieve en su medio. De hecho, su característico cuerno chato es aplanado y se cree que lo utilizaba para barrer con él la nieve, y así acceder a la vegetación de la que se alimentaba.

El origen de la megafauna pleistocénica

Lo más relevante de este descubrimiento no es tanto el describir una nueva especie, sino el encontrar un punto de partida a los megaherbívoros que poblaban Eurasia en la Edad de Hielo del Plioceno, casi un millón de años después de la época de la que data este nuevo espécimen, y cómo pudo ser su distribución desde el Himalaya al resto del continente eurasiático, como podemos observar en la imagen. Tal y como describe Richard Lane, de la National Science Foundation, «este descubrimiento aclara el origen del rinoceronte lanudo y tal vez de la mayor parte de la, ahora extinta, megafauna del Pelistoceno de Eurasia».

Este nuevo fósil nos ofrece una alternativa interesante al origen mantenido hasta ahora para esta fauna, que se situaba en la tundra ártica o las frías estepas de otros lugares. Así, y tal y como declara Xiaoming Wang, «nuestra investigación demuestra que los rinocerontes lanudos se originaron en el Tíbet antes de que comenzase la Edad de Hielo, descendiendo de las altas mesetas a su comienzo, hace 2,6 millones de años».

Se cree que, una vez cubierto de hielo el hemisferio norte, el C. thibetana tan solo tuvo que descender, puesto que era un animal ya adaptado al nuevo medio, evolucionando en sus nuevos puntos de distribución hasta dar lugar a nuevas especies como Coleodonta antiquitais o Coleodonta tologoihensis, o incluso especies actuales como el rinoceronte peludo de Sumatra (Dicerorhinus sumatrensis). Los descubridores de esta nueva especie mantienen además una tesis curiosa, según la cual el rinoceronte no migró solo, sino con cabras montesas, leopardos de las nieves y antílopes, todas ellas especies que se han encontrado en ese mismo yacimiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s